INVESTIGACIÓN

SEPTIEMBRE 5 ,2019   · Revista de Ferias de Mérida

Martín Solís, un barbero sangrador en la Mérida del siglo XIX

Con motivo de la celebración de la Feria de Mérida a caballo entre los meses de agosto y septiembre, el Ayuntamiento de la ciudad edita una revista con el programa de fiestas y otros artículos de interés local, que van desde asuntos costumbristas, sociales o políticos, hasta históricos o de personajes ilustres emeritenses. En el último número publicado el pasado mes de agosto, tuve la oportunidad de presentar un pequeño escrito que fue aceptado. En el pequeño artículo ofrezco una muestra sobre la historia de dos de mis antepasados, vecinos de Mérida entre 1818 y 1889.

A continuación incluyo el texto publicado, que lleva por nombre el que titula este artículo.

Martín Solís (1804-1854) de profesión barbero-sangrador, —cuarto abuelo del que escribe—, había nacido en 1804 en Carmonita (Badajoz), en el seno de una familia de campesinos y ganaderos oriundos de esta pequeña población rural, al menos desde finales del siglo XVI. En el contexto de la Guerra del Francés (1808-1812), los campos quedaron arrasados y la pobreza en toda la región agravó los ya mermados campos extremeños desde principios de siglo, e hizo que muchas familias de entornos rurales emigraran a las ciudades en busca de un mejor futuro.

En algún momento a partir de 1818 Martín llega a Mérida, donde ya en 1824 y tras seis años de residencia en la ciudad, le encontramos viviendo en casa de Fernando Bravo, de profesión maestro barbero y vecino de la calle del Puente. Justo un año después, vive en la misma calle pero ya independizado de su maestro y está casado con la emeritense Rosa Gallego Rodríguez (1803-1860). En 1826 se instala en la plaza del Rastro donde viviría hasta 1847, exceptuando su puntual vuelta a calle del Puente en 1835. Los últimos años de su vida, Martín y su familia vivieron en la calle Santa Olalla desde San Francisco a abajo. (Imagen 1).

Imagen 1. Del 1 al 5 los diferentes domicilios de Martín y su familia.



 Fuente: Detalle del plano topográfico litografiado por José López Alegría en 1878.

 

Es curioso comprobar a través de los datos que ofrece el registro del padrón histórico de habitantes de la ciudad, —que contaba con algo más de 3.000 habitantes después de 1812— que en 1824 existen en la ciudad en torno a diez barberos, de los cuales siete viven en la misma calle que Martín, y otros dos en la calle Morería. Esta proximidad entre ellos hace pensar que podían estar asociados o agremiados, lo que les permitiría gozar de cierta seguridad frente al intrusismo profesional. En efecto, es conocido tradicionalmente que los Santos Cosme y Damián han sido los patrones de médicos, cirujanos, boticarios y barberos-sangradores,[1] y a lo largo y ancho de toda la península existieron cofradías bajo la advocación de estos santos, adscritas a las parroquias locales. Ha sido posible hasta la fecha, documentar una sola tienda de barbería en Mérida durante el siglo XIX, así lo afirma un documento encontrado en el Archivo Histórico Municipal de Mérida. Se trata de una solicitud fechada en 1858, presentada por maestro barbero Antonio Barrios residente en la calle del Puente. [2]

Sin embargo, nada se sabe acerca de la manera en que Martín ejercía su profesión como barbero en estos primeros años y, no es hasta 1854 cuando aparece en la nómina del Hospital San Juan de Dios, como sangrador del mismo. Llama la atención, que no conste en los libros de cuentas del hospital nada más que como empleado en el mes de septiembre de 1854, sustituyéndole su hijo Vicente Solís de forma inmediata el mes siguiente. Fue este año cuando la segunda de las tres oleadas de epidemia de cólera azotó el país y, la provincia de Badajoz no quedó libre de sus desoladores efectos. Todo parece indicar que Martín no era empleado del Hospital, pero el entonces director del Hospital, el médico Agustín Fragoso —también vecino de Martín— solicitaría su ayuda para atender a los numerosos enfermos de cólera, lo que le llevó a contagiarse provocándole a la muerte en pocos días.

 

Imagen 2. Vicente Solís Gallego junto a su esposa Adelaida Marta López (dcha.) y otra mujer.



 Foto: Angulo Brugada y Cía. Badajoz. ca. 1868. Fuente: Archivo privado de Víctor M. Cantero

 

En cuanto a Vicente Solís (Imagen 2), hijo de Martín, cabe decir que en el momento en que sustituye a su padre en el Hospital, venía ya ocupando la plaza de barbero de la Casa de Dementes desde su fundación en 1842, como así seguiría siendo hasta su fallecimiento en 1889. Compaginó sus empleos en el Hospital y en la Casa de Dementes casi con seguridad hasta bien entrada la década de 1870, pues no existe documentación posterior en los archivos municipales.

Volviendo a Martín, la industria o profesión que ejerce es la de sangrador por lo que paga una cuota de 40 reales de vellón según los datos de contribución del año 1852. Los barberos-sangradores normalmente formaban parte del personal laboral de los hospitales pero, en caso de que ejercieran de forma autónoma, debían obtener la debida licencia con el fin de abrir tienda de barbería. (Imagen 3). En relación al intrusismo mencionado líneas arriba y del que se quejaban reiteradamente los cirujanos, una Real Cédula de 6 de mayo de 1804 expresa entre otras cosas que, “para evitar los inconvenientes de que los simples barberos se entrometiesen en el arte de curar, se encargase a los Alcaldes de Barrio y respectivas justicias la más estricta vigilancia”.[3] Del seguimiento en el padrón de habitantes sobre Martín Solís, comprobamos que entre 1834 y al menos hasta 1847 fue alcalde de barrio, un tiempo sorprendentemente prolongado para lo que era costumbre.

 

Imagen 3. Barbería aragonesa, 1875.


 Autor: Francisco Laporta. Fuente: La Ilustración Española y Americana, 8-V-1875, Nº XVII, p. 289.

 

A falta de documentación que asegure si Martín regentó una tienda propia de barbería o no, puede aventurarse que este maestro barbero fue relativamente popular en su época. Es llamado de manera extraordinaria para prestar su ayuda al Hospital en tiempos de cólera, por delante de los otros nueve barberos de la ciudad; fue, de forma sorprendente, alcalde de barrio durante más de diez años y, curiosamente, era competencia de estos, el control de las licencias para abrir barberías; transmitió su profesión a su hijo Vicente, que ejerció como único barbero del Hospital y de la Casa de Dementes durante más de tres décadas…

Como último apunte que permita esbozar un perfil personal a Martín Solís Puerto, cabe mencionar otro documento[4] presentado al Ayuntamiento por él mismo con fecha de 1843, en el que suplica se borre su nombre de la lista de candidatos para diputado a Cortes. Lejos de hacer sombra a la trascendencia de los Macías, Rabanal Brito o Sáenz de Buruaga entre otros ilustres ciudadanos emeritenses, la figura de Martín Solís como la de otros muchos vecinos anónimos, bien merece ser desempolvada de nuestros archivos y ser puesta al alcance de todos.

                                 

[1] WALKER VADILLO, Mónica Ann. “Los Santos Médicos Cosme y Damián”. En: Revista Digital de Iconografía Medieval, vol. III, nº 5, 2011, pp. 51-60.
[2] AHMM. Impuestos, 56-4-116.
[3] Archivo Histórico Municipal de Badajoz. Legajo 137. Expediente 21.
[4] AHMM. Elecciones, 55-1-45.

 En este enlace se puede acceder al artículo en su versión digital. El texto se encuentra entre las páginas 72 y 73 de la revista.

En este otro enlace puedes visitar la página de Mérida de la web verpueblos de pueblos de España

 

Víctor M. Cantero


Revista de Ferias de Mérida - Martín Solís, un barbero sangrador en la Mérida del siglo XIX


COMPARTIR ESTA PUBLICACIÓN:

Esta web hace uso de Cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Para obtener más información Más información X ACEPTAR